Elección Silla Ligera 2016. Un mar de dudas.

 En buen rollo nos hemos metido… Cuando compramos el carrito yo lo tenía claro, quería que me gustase visualmente. Estaba cegada con la estética y no veía más allá. Os confesaré que cuando veía por la calle el Bugaboo, ya sea el Camaleón o el Bee, me resultaban realmente feos. A fuerza de ir viéndolos cada vez más, ahora hasta me gustan, que cosas oye, como cambia la percepción en solo unos meses de maternidad 🙂

Siempre he querido un carrito de estética clásica pero sin exagerar, esas ruedas infinitas del siglo XIX me parecen demasiado. No estaba dispuesta a elegir uno en el que ni siquiera girasen las ruedas, no me imagino dando saltitos con el carro cada vez que quiera coger una curva. También me gusta este tipo de carritos porque suelen tener capazos amplios, con lo cual el bebé podrá estar hasta los 6 meses bastante cómodo (siempre que el bebé esté por la labor de ir tumbado hasta esa edad). Bueno, no me quiero enrollar con este tema, en otra entrada os cuento más extensamente las bondades y los contras de mi carrito, Bebebcar Ip-Op Classic, pero esta entrada va sobre sillas de segunda edad o ligeras.

Bebecar- IpOpClassic

Bebecar Ip-Op Classic

Vamos a lo que vamos, la cuestión es que queremos empezar a usar enseguida una silla ligera o de segunda edad. No guardaré la que ya tenemos, la tendremos para paseos más largos o para pasar el día fuera de casa, ya que Mario va muy cómodo en ella, pero para el día a día, meter y sacar del coche, entrar en el ascensor y también para ir de viaje queremos hacernos con una silla más cómoda para nosotros. Aun así, no quiero renunciar a la comodidad del niño, os cuento aquí lo que, en principio queremos que tenga la silla, y os pido que me deis vuestra opinión o que creéis que debería tener en cuenta. Esta vez quiero acertar en la elección y no ir a lo loco que es lo que suelo hacer, soy un animal de impulsos, que le vamos a hacer…

Por la información que he ido recopilando, creo que estos son los puntos  que debería tener en cuenta, en orden de importancia.

  • Peso
  • Plegado
  • Reclinable 180º
  • Reposa pies regulable
  • Ruedas
  • Capota extensible
  • Ventana capota
  • Arnés regulable
  • Manillar corrido
  • Apoyabrazos delantero
  • Precio
  • Estética
  • Manillar regulable en altura

Bien, os cuento porque creo que estos puntos son importantes, y espero que me corrijáis si estoy equivocada, esa es la intención de la entrada de hoy.

  • Peso. Esto creo que es vital en una silla ligera, si no me importase el peso me quedo como estoy, con mi silla de miles de kilos que casi no soy capaz de levantar. Es vital que pese poco para el día a día, sobretodo para meterla y sacarla del coche con facilidad. Casi todas las sillas andan sobre unos 7 Kg, algunas algo más otras algo menos.
  • Plegado. Aquí no tengo opción, tiene que ser tipo paraguas. Para diario no es tan importante, ya que en el maletero no van muchas más cosas y además el maletero de mi coche, el que usamos a diario, es alto, así que no resulta un problema en si el espacio que ocupe para el día a día. Pero si es un problema para viajar, en este caso vamos en el coche de mi marido y el maletero es bajito, así que mejor que ocupe espacio a lo largo y no hacia arriba. En esto mi marido no da opción, para una cosa que elige no vamos a llevarle la contraria…

plegado1

Diferentes tipos de plegado. Telescópico, tipo libro y tipo paraguas.

  • Reclinable 180º.  Esto es por la comodidad del niño. Si viajamos y esta es la única silla que llevamos, y además estamos mucho tiempo fuera de casa, el niño necesita dormir su siesta en ella. Es vital que sea cómoda para dormir.
  • Reposa pies regulable. Queremos empezar a usar esta silla antes de que Mario cumpla un año, es aún bebé pequeño y estará más cómodo con los pies apoyados y no colgando. También para niños más mayores es más cómodo así a la hora de dormir, aunque no tan importante como para los más pequeños.
  • Ruedas. En esto no estoy muy puesta, pero por lo que tengo entendido es vital unas buenas ruedas con una buena amortiguación, sino cualquier bordillo, escalera o desperfecto se pueden convertir en un infierno.
  • Capota extensible. A Mario, y supongo que a casi todos los niños, le molesta mucho el sol. Con la capota extensible puedes cubrir prácticamente entero al niño sin tener que usar sombrilla que suelen ser un rollo. Además, en caso de lluvia flojita, si la capota es impermeable, te ahorras tener que usar el plástico de lluvia.

capota extensible

  • Ventana capota. Esto puede parecer una chorrada a priori, pero resulta muy práctico. Cuando esté la capota echada, podrás ver al niño sin tener que pararte. Imagínate por ejemplo que el niño se queda dormido durante un paseo, y con la cabezita colgando ya que no está reclinado, sin esta ventana solar puedes tardar tiempo en darte cuenta, sin embargo con ella enseguida lo verás.

ventana capota

  • Arnés regulable. No es lo mismo un bebé de diez meses que un niño de tres años, y no hay nada más inseguro e incómodo que un arnés que no quede bien. Si el arnés no es regulable en altura seguro que llegará un momento que al niño le queden las tirantes a medio brazo y esto es algo por lo que no paso.
  • Manilllar corrido. Básicamente gracias al manillar corrido podrás manejar la silla con una sola mano y esto resulta práctico para miles de cosas. Si tu hijo empieza a andar, tal vez quiera ir de la manita un rato. Llevar a un bebé cogido con una mano y manejar la silla con la otra será complicado con un  manillar de cuernos. También si tienes más de un hijo te pasará lo mismo. En fin, que pueden darse muchas situaciones por las que tengas que manejar la silla con una sola mano y el manillar corrido es básico en este caso.

manillar corrido

  • Apoyabrazos delantero. Me da la sensación de que aporta un extra de seguridad y de comodidad al niño. ¿Vosotros como lo veis? ¿Es importante o solo un extra que no resulta decisivo?apoyabrazos
  • Precio. Bueno esto creo que no lleva mucha más explicación. Cada uno tendrá que amoldarse al presupuesto con el que cuente. En mi caso será un regalo de la abuela. En este momento priman otras cosas que el precio, pero claro está, es un punto a tener en cuenta.
  • Estética. Ya os he contado que en la elección del carrito fue casi que el primer punto que tuve en cuenta y posiblemente haya sido un error, así que está vez lo pongo casi en último lugar, porque aunque no os voy a negar que me importa, no voy a dejar que esto sea lo que decida entre una u otra.
  • Manillar regulable en altura. Esto para nosotros no es algo para nada esencial, tanto mi marido como yo somos de altura media (yo cerca de 1,70 m y mi marido cerca de 1,80 m). Para parejas que sean o muy altos o muy bajitos puede que esto esté bastante más arriba en la lista de prioridades.

manillar regulabel

Después de analizar estos puntos, estoy dudando entre tres modelos. A continuación os enseño una comparativa entre las elegidas.

CYBEX CALLISTO

MACLAREN TECHNO XT MINI BUGGY XL EASYWALKER
Peso/Kg

8

6.6 7
Medidas plegado (mm)

largo / ancho /alto: 108×41.5×32.5

largo / ancho /alto:109x34x29.3

largo / ancho /alto:102x35x24

Medida abierto (mm)

largo / ancho /alto: 85×52.5×105.5

largo / ancho /alto:77.3×49.5×108

largo / ancho /alto:78x46x103

Medida asiento (mm)

ancho /largo: 34×45

ancho /largo: 34.5×43

ancho /largo: 38×39

Homologado (kg)

17.5

15

20

Plegado

Paraguas

Paraguas

Paraguas

Reclinable

165º En 5 posiciones con una sola mano.

157º en 4 posiciones con una sola mano.

180º en 4 posiciones con una sola mano.

Reposa Pies Regulable

Si, en 2 posiciones.

Si

Si

Ruedas

Suspensión en todas las ruedas. Ruedas traseras fijas.

Ruedas delanteras giratorias y con función de bloqueo.

Suspensión en todas las ruedas.

Las ruedas frontales se pueden bloquear y son giratorias.

Suspensión en todas las ruedas.

Ruedas delanteras pivotantes de 360º o fijas.

Capota Extensible

Si. Con protección solar UVP 50+

Si. Con protección solar UVP 50+

Si. Con protección solar UVP 50+

Ventana Capota

Si, en los laterales.

Si, superior.

Si, posterior.

Arnés Regulable

Si. Regulable en altura en 2 posiciones.

Si. Regulable en altura en 3 posiciones.

Si. Regulable en altura en 3 posiciones.

Manillar Corrido

Si

No

No

Apoyabrazos Delantero

Si, extraíble.

No existe de la marca pero hay algunos compatibles.

Si, extraíble.

Precio/€

330-380

280-350

230-300

Estética (del 1-10)

7

9

10

Manillar Regulable

Si Si

Si

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pues hasta aquí la entrada de hoy. Espero que me ayudéis con la elección los que ya sois expertos en esto, ¡me haríais un gran favor!

A empezar la semana con ganas. Un besote fuerte a todos.

Anuncios

El puerperio, postparto o cuarentena.

Me he decidido a escribir esta entrada, en primer lugar por mí. Este es mi rincón personal, y si algún día vuelvo a ser madre, quiero que esto no se me olvide. Escuchareis decir que los dolores del parto se olvidan, y sí, es cierto, yo ahora lo recuerdo como un suspiro. Pero voy más allá, casi todos los momentos malos se van quedando atrás, y guardas un vago recuerdo. Lo que en su momento te pareció un mundo, con el tiempo te parecerá que fue un segundo. Y como yo aún tengo bastante presente mi postparto, quiero dejarlo por escrito, porque posiblemente algún día leer estas palabras me reconfortará. Ahora sé que soy la mejor madre que Mario pueda tener, igual que cada madre es la mejor para sus hijos, eso no lo dudéis. Pero hubo días de oscuridad en el proceso y quiero decirlo alto y claro ¡el postparto es duro, muy duro!

Lo segundo, porque, al igual que yo busqué experiencias de otras mamas en su momento, me gustaría contar la mía para intentar ser de ayuda, y sino al menos servir como consuelo. Con que a una sola mamá le alivie leer esto me conformo.

Por último, también me gustaría que la gente que no ha pasado  por este proceso o las que lo vivieron hace ya tanto que lo han olvidado, sean capaces de entender y respetar un poquito este momento. Bastante tiene la reciente mamá con lo que tiene como para aguantar a ciertas personas irrespetuosas o “metepatas”. Esto no durará eternamente, procurar ser de ayuda y no poner las cosas mas difíciles es fundamental.

Pues bien, allá vamos…

El puerperio, esa palabreja que en si misma ya suena mal, y de la que posiblemente no sabrás de su existencia hasta que te quedes embarazada. Te sonará eso de la cuarentena, sobre la que corren mil rumores, pero, primera mentira, lo que yo entiendo como puerperio, desde luego no son cuarenta días. Te hacen creer que, mágicamente, después de 6 semanas, todo vuelve a ser como antes, y nada más lejos de la realidad. Si tienes la suerte de tener un buen parto, sin epidural y rapidito, a lo mejor, y solo a lo mejor, tu recuperación es más rápida y algo menos traumática. No fue mi caso, un parto inducido de 30 horas de duración que acabó en fórceps, pasa factura, tanto física como psicológicamente. Pero, casi me atrevería a decir, que lo de menos es la recuperación física, que también tiene lo suyo, sino amoldarte, en todos los sentidos, a tu nueva realidad.

25777900_s.jpg

Piensas que cuando te pongan a tu bebe encima, e inicies el famoso piel con piel, estarás en una nube de felicidad tal que nada importa. Y si, desde luego es un momento mágico e irrepetible, eso por encima de todo, pero también de miedo y responsabilidad. Una nueva personita depende total y absolutamente de ti. Tú serás el espejo en el que se refleje. Sus alegrías y sus llantos los sentirás mas que él. Será lo más importante de tu vida, tu mejor proyecto.

1366_2000

Estaba realmente agotada, pero sí que es verdad que, supongo que por efecto de las hormonas, estuve unas horas de completo subidón, no parecía que hacía dos días que no dormía absolutamente nada. Tenía claro que quería dar pecho, y enseguida iniciamos la lactancia materna. Eso que crees que es algo natural, un instinto que tanto tú como tu bebé vais a hacer de maravilla en el primer intento, resulta que no es así. Tu bebé intenta comer, pero no acaba de acertar, y tú, más perdida que otra cosa, no sabes por dónde tirar. Es entonces cuando alguna matrona intentará echarte una mano, que si pon la boca así, que si la lengua, que si el pezón… en fin, que hablando claro, hazte a la idea de que, si quieres que tu lactancia materna sea exitosa, vas a vivir con las tetas fuera una temporada. Yo, que siempre he sido muy pudorosa, creo que he perdido toda mi vergüenza, y he enseñado mis exuberantes pechos de mamá lactante a media ciudad..:-).

img_consejos_para_la_lactancia_materna_21395_orig

Pasadas las primeras horas, en las que ya los orgullosos abuelos, tíos, primos y demás familia (lo de las visitas en el hospital da para otra entrada, yo lo tuve claro, prohibidas casi todas. Antes de dar a luz ya sabía que necesitaría mi espacio, y ¡menos mal!), han conocido al nuevo miembro, empecé a sentir lo realmente cansada y dolorida que me encontraba. Cuando intentaba cerrar el ojo, ahí estaba él para recordarme que tenía hambre, y es aquí cuando empiezas realmente a darte cuenta de que, de aquí en adelante, él y sus necesidades van a ser siempre lo primero para ti, incluso tu salud va a pasar a un segundo plano.

solo_para_ti_43

Nos pasamos esa primera noche en el hospital prácticamente en vela. Mario y yo estuvimos toda la noche pegados intentando que cogiera el pecho. Sé que no es lo que os recomendaran, pero yo no podía seguir viendo a mi bebé berrear por hambre, así que pedimos una “ayudita” de leche artificial (seguro que no le hubiese pasado nada sin ella y posiblemente la subida de leche sin estas “ayuditas” hubiese sido más rápida, pero nosotros es lo que decidimos en ese momento). Estas ayudas venían en forma de jeringuilla, y mientras Mario estaba al pecho, su padre iba intentando meterle en la boca la leche (todo un circo, nada que ver con esos anuncios de la tele de lactancia de ensueño). De esta manera, el bebe no se confundirá y además conseguimos que la succión sea la misma, lo cual es vital para la subida de la leche.

013

Te das cuenta que esto de la lactancia materna no es moco de pavo, es intenso, duro, doloroso y complicado. Yo quería descansar, lo necesitaba realmente, pero no era posible. Tu bebé te reclamará constantemente y te sentirás mal, muy mal porque tú lo que quieres es dormir. Recuerda, eres humana, no es que lo quieras, es que lo necesitas.

Pasada esta primera noche de hospital, vendrá el día siguiente, en el que probablemente te des cuenta de que te cuesta andar, levantarte, sentarte, y, casi cualquier movimiento de cintura para abajo. Posiblemente también te cueste hacer tus necesidades, en esto todo influye. El efecto secundario de la epidural, si es que la hubo, el miedo a que se salten los puntos y la revolución que está teniendo lugar en tu organismo. No te agobies, todo pasa, te lo aseguro.

Saldréis del hospital, y ya la cosa empieza a ser radicalmente distinta a lo que habías imaginado. No estarás ni de lejos tan mona y radiante como Kate Middleton a la salida de St Mary. Probablemente tengas unas ojeras hasta el suelo, la tez pálida por el esfuerzo y la posible anemia postparto, y una barriga que te hace plantearte si no te quedará otro bebé todavía dentro.

corazon128

Os plantareis en casa con vuestro hijo que te necesitará 24 horas al día, y posiblemente más perdidos que otra cosa. El cansancio se va acumulando, y un bebé de verdad, en la mayoría de los casos, nada tiene que ver con eso que te han vendido. Un bebé llora mucho, te reclama todo el rato y no cada tres horas, tiene gases o cólicos o como lo quieres llamar, duerme cuando quiere y come cuando quiere, no cuando tú quieres (la frase esa de dormir como un bebé, no se quien la habrá inventado, pero desde luego, no conocía a mi hijo). Todo el mundo querrá conocer al recién llegado, pero es posible que tú no tengas ganas de ver a nadie.

La lactancia !oh dulce agonía¡ sigue sin ser esa maravillosa experiencia que te habían contado. Tus pezones se agrietan, y duelen tanto que cada vez que tu hijo intenta tocarlos se te caen las lágrimas. Pruebas con cremas especiales para curarlos y pezoneras, que algo hacen, pero tampoco es la panacea. Solo queda pasarlo lo mejor que puedas, porque como todo, esto pasa, aunque sé de buena tinta, que cuando estas en ello no crees que ese día llegará.

Yo tuve fiebre alta a los diez días de dar a luz. No sabían de donde venía esa fiebre, me asustaron diciéndome que igual tenía que pasar por quirófano para realizar un legrado porque la fiebre podía venir de algún trozo de placenta que hubiese quedado dentro. Primero probaríamos a usar un antibiótico por si era algún virus que podía haber cogido en el momento de dar luz a consecuencia de los fórceps. Menos mal que con esto se solucionó, pero fue algo que también me pasó factura, no quería bajo ningún concepto volver al hospital  y que volviesen a removerlo todo cuando parecía que los puntos empezaban a curar.

El cansancio hace mella, y posiblemente lo pagues con los que tengas más cerca, y más con el papá de la criatura, que también está cansado y también está pasando su propio postparto. Es posible que en esta época discutas más con tu pareja que en toda tu vida. Solo puedo aconsejaros intentar ver las cosas con perspectiva, y paciencia, mucha paciencia.

Y llorar. Llorar todo lo que necesitéis, porque, como me dijo mi matrona cuando fui a contarle todas mis penas, todas lloramos, y la que no llora malo. Esa es la que posiblemente se lo esté quedando todo dentro y eso es el primer paso para una depresión de caballo. El postparto es una época difícil, llena de dudas y de soledad. Aunque la gente que tienes alrededor te apoye y esté para ayudarte en lo que necesites es posible que te sientas sola. Tu vida ha dado un giro radical en muy poco tiempo y necesitas amoldarte a tu nueva realidad. 

No sé exactamente cuánto duró mi postparto, o si igual tengo momentos en los que todavía sigo en él. Criar a un bebé es difícil, duro y agotador pero sobretodo es gratificante, increíble y una experiencia única. Pero, por encima de todo, todos y cada uno de los dolores pre y postparto, de las preocupaciones, de las noches en vela y un largo etcétera que está por venir, merece total y absolutamente la pena. Cuando tu hijo te regale su primera sonrisa, se ría a carcajadas, te coja de la mano, se acurruque en tus brazos y se duerma feliz, veréis que nada importa.

Pues hasta aquí la entrada de hoy. Espero que a las que estáis pasando por estos momentos os reconforte aunque sea un poquito. Las que ya pasasteis por esto, me encantaría saber cómo lo vivisteis. ¡Animaros a comentar!

Un besote fuerte y a empezar la semana con fuerza.

28053880_s

Recuperar el peso después del parto

Buenos días. Hoy ni es lunes, ni día 1 del mes, ni primer día del año. Hoy, día 21 de Abril del 2016 me propongo seriamente empezar la “operación bikini”.

28423112_s

Durante mi embarazo, no os voy a engañar, no me privé de nada. Comí lo que me dio la real gana que para eso era yo la que estaba creando un bebé. Que con esto no digo que no haya que cuidarse eh!, pero vamos, que si me apetecía un helado (y me apeteció en muchas ocasiones 🙂 ), no iba a dejar de tomarlo por no engordar, no fuera a ser que mi primogénito naciese con alguna mancha debido a mis antojos no satisfechos, y no queremos eso ¿verdad? 😀 😀 :-D. Aun así la ganancia de peso no fue exagerada (14 kilos), jamás me riñeron en ninguna revisión (me parece la leche que a algunas, por pasaros unos gramillos, os pongan “pingando”). Mario pesó casi 4 kilos, así que echar cuentas, entre unas cosas y otras casi hasta había adelgazado 😀 😀 😀 (que más quisiera yo que esto fuese verdad).

Archivo_000

Esta soy yo el día antes de dar a luz.

Archivo_000 (1)

Y este es Mario con 3 días. Estaba hermosote, menudos musletes que tenía (y tiene).

Cuando llegué a casa después de 3 días en el hospital muerta de cansancio como nunca en mi vida, me fui a la báscula creyendo que por lo menos tenía que haber perdido 10 kilos. Casi me da un ataque cuando poco más y ese maldito chisme del infierno me dice que había engordado. Apenas había perdido 2 kg ¿Cómo era eso posible si había tenido un bebé de 4? ¿Había engordado con la “exquisita” comida del hospital? ¿Tenía otro bebé dentro y no lo sabía? Pues la verdad es que no sé cuál fue el motivo, pero estuve unos cuantos días después del parto que no hacia más que hincharme, tenía los pies como dos globos sonda. Todo esto para animar más todavía el maravilloso postparto (me acuerdo y me entran los siete males). Pasada la primera semana (más o menos, la verdad es que tengo bastante borrosas las fechas de los primeros meses después del parto), empecé a perder peso a un ritmo de casi kilo diario. Os puedo asegurar que no fue debido a ningún tipo de dieta, es más, si durante el embarazo comía mucho, durante la lactancia incluso más. Dar el pecho me dio (y me sigue dando) mucho hambre y mucha sed. Mientras Mario se ha alimentado exclusivamente de leche materna el peso se ha mantenido a raya (llegué a estar tan solo 1 kg por encima de mi peso antes del embarazo a los 3 meses de dar a luz). Pero cuando él ha empezado con la alimentación complementaria, lo cual ha coincidido con mi reincorporación al trabajo, he empezado a engordar otra vez. Puedo imaginar a que se debe esto, entre que ahora estoy más horas sentada y que ya no necesito tantas calorías para producir leche, ya que las tomas se han reducido a la mitad, pues eso, a engordar se ha dicho (y ya vamos por 6 kg).

No quiero parecer superficial, pero necesito verme bien conmigo misma, no pienso abandonarme a mi suerte por el hecho de ser mamá, así que hoy, a Dios pongo por testigo, empieza mi dieta. No estoy yo muy puesta en este tema, alguna vez he hecho dieta, pero ya hace años. Me he decidido por la dieta de puntos, que a simple vista parece algo más llevadera que las demás, ya os contaré…

Dieta-postparto

Estaba pensando también en apuntarme a un gimnasio, pero sinceramente, no encuentro donde encajarlo en mi día a día. Espero que ahora que empieza el buen tiempo y salimos a pasear casi dos horas diarias, me sirva para ponerme algo más en forma, que parece que no, pero tirar de carrito por las cuestas de esta ciudad hace musculo 🙂 .

Por cierto, aprovecho este post para dejar claro que esas que recuperan el “tipito” a los días de dar a luz, pasan más hambre que el perro de un ciego, eso o son de las cuatro extraterrestres que habitan en la tierra, no existen los milagros. No os dejéis engañar y que no os vendan que a los pocos meses de dar a luz tenemos que estar estupendisimas y como si nada hubiese pasado en nuestros cuerpos. Yo quiero perder peso porque quiero verme mejor, pero no aspiro a volver a tener el cuerpo de antes de ser mamá, es que ni me lo planteo ni me preocupa. He sido madre y muy orgullosa de ello, mi tripa plana quedará en el recuerdo de mis años mozos 🙂 .

Vosotras, ¿en cuánto tiempo recuperasteis el peso después del parto?¿Engordasteis mucho en el embarazo? ¿Hicisteis dieta, ejercicio o ambas?

Un besote y a disfrutar del día, que ya queda nada para el fin de semana.

21886071_s

Lectura para bebés

Buenos días de lunes. Como siempre, quiero dedicar este día a algún otro tema que no sea moda o decoración infantil. Pensando sobre que escribir hoy, se me ha ocurrido enseñaros los libros que va teniendo este enano en su pequeña biblioteca, y ya aprovechar para hablar un poco sobre la lectura desde el nacimiento.

Me considero una gran aficionada a la lectura, pero la verdad es que, desde que me he convertido en mamá, no saco tiempo para dedicarle, y a veces lo echo de menos. Era lectora nocturna, solía leer antes de dormir ya metida en la cama. A día de hoy eso es imposible, cuando me voy a la cama tengo un bichito durmiendo al lado al que la más mínima luz hace despertar.

Creo firmemente en que la rutina hace el hábito. Aunque pueda parecer una tontería leer a un recién nacido que no entiende las palabras, iréis creando en el bebé un interés que sin daros cuenta se convertirá en costumbre. Mario y, o su padre o yo, dedicamos un ratito a ojear alguno de sus libros. Me gustaría que fuese a diario, pero muy a mí pesar, no somos una de esas familias perfectas de las revistas que tenemos todo organizado al milímetro. Leemos cuando podemos y Mario está de humor, porque hay días que si me pongo a leerle seguramente me tiraría con el libro a la cabeza :-).9939696_sEstá demostrado que leer a los bebés desde que nacen trae un montón de beneficios. Contribuye a su desarrollo intelectual, sobretodo a la parte que tiene que ver con el desarrollo del lenguaje, incorporan nuevo vocabulario a la vez que aprenden a escuchar y a comunicarse. Se consigue desarrollar la memoria e interiorizar nuevos conceptos como formas, colores y números.

No he podido comprobar aún todos estos beneficios, pero lo que si os diré es que noto que a Mario le llaman mucho la atención los libros. Normalmente usamos libros que tienen muy poquitas palabras y muchas imágenes, y vamos repitiendo el nombre de cada una de ellas (cuando estoy algo más inspirada incluso me invento alguna pequeña historia o intento relacionar esas imágenes con momentos que Mario conoce. Ejemplo: si sale un patito de goma, pues le cuento que eso es lo que usamos cuando él se baña y que tanto le gusta). Con este tipo de libros, Mario interactúa mucho, los toca, los coge, pasa las paginas un millón de veces, vamos, parece que le gustan.

2

Desde no hace mucho, hemos empezado a usar también libros con más historia, empezando por los clásicos de siempre (los tres cerditos para ser exactos). Sinceramente pensaba que mi hijo me iba a mandar bien lejos cuando empezase a leerle, pero para mi sorpresa ha sido todo lo contrario, se queda como hipnotizado mirando al libro y escuchando.

Seguramente, oiréis hablar en más de una ocasión sobre la educación según el modelo Montessori. Se trata de un método educativo que trata de priorizar en todo momento  la actividad dirigida por el niño. Se pretende crear un ambiente en el que el niño sea capaz de desarrollar su propio método de aprendizaje gracias a su innata curiosidad.

Pues bien, resulta que yo he ido a un colegio Montessori, al menos en parte, y me entero ahora que soy mamá.  Siempre supe que mi colegio era diferente, que aplicaba un modelo educativo que solo otro colegio en mi ciudad usaba (porque resulta que habían sido el mismo colegio en sus orígenes). Nunca usamos libros de texto ni tuve deberes, celebrábamos el día de la poesía, de la mujer trabajadora o el día de la paz. Usábamos una imprenta para aprender a leer o escribir, y un montón de ejemplos más que me sacan una sonrisa según los voy recordando. Pero a pesar de haber tenido este tipo de educación, y oye, tan mal no haber salido :-), no me considero seguidora 100% de ningún modelo educativo. Me parece demasiado irreal intentar que todo sea blanco o negro, al menos no va conmigo, así que en cuanto a lectura se refiere, tenemos libros que siguen la vertiente Montessori y libros clásicos de toda la vida, en español y en inglés, unos días usamos unos y otros días usamos otros, y tan contentos.

28912739_s

Una de las principales ideas de la línea Montessori es conocer las actividades y las cosas desde la realidad. Es por ello que los libros, en una primera etapa, se caracterizan por usar imágenes reales, y dejar de lado la fantasía y dibujos ilustrados. Nosotros tenemos estos dos, Animales en familia, que cuenta con una rueda para girar y ver diferentes animales, y páginas desplegables, lo que le hace muy atractivo para un bebé. Son imágenes de diferentes animales, adultos y cachorros y pequeñas historias que podéis ir leyendo a vuestros hijos a la vez que veis las imágenes. También First 100 words, este es un libro en inglés, que, como su propio nombre indicada, tiene 100 objetos diferentes con su nombre en inglés debajo. Es muy recomendable para ir introduciendo al bebé en el aprendizaje de un idioma que no es el materno. Forma parte de una colección, “numbers, colors shapes”, “First 100 animals”, “First 100 trucks”, y seguramente alguno me dejo. Tiene un tamaño muy adecuado para que unas minimanitas puedan manejarlo, y además son muy económicos,  así que 100% recomendable.

1

El resto de libros que tenemos en nuestra pequeña biblioteca, son de dibujos ilustrados. Juega y descubre los animales, que cuenta con un montón de pestañas interactivas lo que le convierte en un libro muy divertido para los peques. También forma parte de una colección, “Juega y descubre los colores”, “Juega y descubre los contrarios”, etc, que poco a poco iremos completando.

Juega y descubre los animales

Sus padrinos le regalaron una colección de libros de Imaginarium, “Mi primera biblioteca”, que nos han encantado. Son cuatro libros de cartón duro y pequeño tamaño, con los que el bebé podrá descubrir las formas, los colores, los números y los contrarios.
Mi primera biblioteca

Dentro de los clásicos, tenemos “Los tres cerditos“,  pero adaptado para bebés. Con esto quiero decir que es la historia de siempre pero muy resumida, resultando ideal para los más pequeños, pero no tanto para los más mayores. Es por eso que os lo recomiendo hasta los dos años, a partir de esta edad yo empezaría con el clásico de siempre sin resumir. Podéis encontrar todos los clásicos adaptados para bebés dentro de esta colección, “Caperucita roja”, “Ricitos de oro”, “El patito feo”, etc.

los tres cerditos

Por último os enseño este libro, que posiblemente no sea el más educativo de todos, pero es tannnnn bonito. Se trata de “Un beso antes de dormir“, es un libro de cartón duro de tamaño mediano en el que, en cada página se puede encontrar a una mamá con sus crías, las cuales siempre la dan un beso antes de dormir. Tiene unas ilustraciones preciosas, 100% ternura.

Un beso antes de dormir

Lo que estoy buscando ahora es un librero o unas baldas para ir colocando todos los libros, y crear un rincón de lectura adaptado al enano, para que cuando sea un poco más mayor, sea él quien decida cuando quiere leer y pueda él solito coger sus libros, en este enlace hay un montón de ideas.

foto-rincon

73

Tengo en camino unos cuantos libros más, que ya os iré enseñando.

Que tengáis un buen comienzo de semana, ¡a empezar con fuerza! Mañana más y mejor.

2

¡Nos vamos de comida!

Buenos días. Otro lunes más os traigo una entrada sobre las cositas que usamos con Mario a la hora de comer, esta vez fuera de casa, y con esto ya os dejo tranquil@s de tanto trasto (por el momento, no os acostumbréis :-)).

La verdad que hoy estoy muy perezosa para escribir, de hecho me daba por vencida de publicar post hoy, pero no sé de donde he sacado el ánimo y me he puesto a ello, aunque hoy será cortita la entrada. Todo esto porque he dormido una hora y media. Mi querido hijo hoy ha dicho que directamente pasaba de dormir, ayer ya tuvo el día  tonto, casi no quiso comer, solo teta y más teta. Cuando se pone en este plan suele ser que le duele algo, porque otra cosa no, pero comer siempre ha comido muy bien. Con deciros que a las cinco de la mañana estaba gateando por encima de mi tripa y tirándome del pelo con una sonrisa de oreja a oreja, os podéis imaginar la nochecita que hemos tenido. A las seis de la mañana dejé al cargo del enano a mi marido y yo me fui a dormir a otra cama, porque a las siete de la mañana suena el despertador para ir a trabajar y necesitaba cerrar el ojo aunque fuese una hora. El resultado ha sido que me he quedado dormida y he llegado tarde al trabajo, así que empezamos bien la semana :-(.

Pues vamos allá. Lo primero que os enseño es el termo que compré para llevar la comida cuando salimos a comer fuera, o cuando prevemos que la hora de la comida de Mario nos va a pillar en la calle. Se trata del termo porta alimentos Picnic de Bebedue. Es un termo de acero inoxidable con doble pared interior con cámara de vacío, gracias a lo que consigue mantener la temperatura unas 6 horas. En su interior cuenta con dos fiambreras de boca ancha (no toxicas y libres de bisfenol A) que se pueden usar para dar de comer directamente en ellas al bebé y además se pueden meter en el microondas (retirando la tapa previamente). A nosotros nos resulta muy práctico, porque además tiene una bolsa de transporte, que nos permite también meter en su interior alguna cosilla más, como por ejemplo una cuchara, un babero e incluso un potito.

termo bebedue

Ya os he comentado en alguna entrada anterior, que Mario se niega en redondo a aceptar el biberón, este niño es de teta y no parece estar dispuesto a cambiarla. Aun así, toma leche de formula desde los cinco meses y medio en la papilla del desayuno (nos costó que la aceptase, pero ahora la verdad es que la suele comer muy bien). Es por eso que me hice con un dosificador de leche en polvo, para cuando nos toca tomar la papilla fuera de casa. En el termo meto agua ya calentada, en uno de los compartimentos del dosificador la cantidad de leche en polvo que necesito y en otro compartimento los cereales, así que en un momento preparamos la papilla sea donde sea. Si a nosotros este “cacharro” nos es muy cómodo, supongo que todavía más a los bebes de biberón. Tiene cuatro compartimentos, lo que te da para cuatro tomas de leche, o dos de leche con cereales. Los diferentes compartimentos van unidos a rosca y el primero cuenta con un tapón que también va a rosca, muy útil para echarlo directamente al biberón, al plato o donde lo necesites. Yo tengo el de Mercadona y encantada.

dosifiador alimentos mercadona

Por último os enseño un regalo que nos hicieron super práctico y que estamos empezando a usar ahora. Se trata de la trona portátil de Jané. La podéis usar en restaurantes o en casa de familiares, se adapta a cualquier silla con respaldo  y además cuenta con varios compartimentos para llevar los baberos, la comida o lo que necesitéis, por lo que también hace la función de bolso.

 

trona de viaje

 

trona de viaje3

Pues hasta aquí la entrada de hoy. El lunes que viene otra entrada sobre maternidad, aún no tengo claro el tema pero algo os contaré que será por cosas :-). Yo solo pido a la semana que no vayamos a peor, y vosotros a disfrutar del día y a empezar con fuerza.

28053880_s