Lectura para bebés

Buenos días de lunes. Como siempre, quiero dedicar este día a algún otro tema que no sea moda o decoración infantil. Pensando sobre que escribir hoy, se me ha ocurrido enseñaros los libros que va teniendo este enano en su pequeña biblioteca, y ya aprovechar para hablar un poco sobre la lectura desde el nacimiento.

Me considero una gran aficionada a la lectura, pero la verdad es que, desde que me he convertido en mamá, no saco tiempo para dedicarle, y a veces lo echo de menos. Era lectora nocturna, solía leer antes de dormir ya metida en la cama. A día de hoy eso es imposible, cuando me voy a la cama tengo un bichito durmiendo al lado al que la más mínima luz hace despertar.

Creo firmemente en que la rutina hace el hábito. Aunque pueda parecer una tontería leer a un recién nacido que no entiende las palabras, iréis creando en el bebé un interés que sin daros cuenta se convertirá en costumbre. Mario y, o su padre o yo, dedicamos un ratito a ojear alguno de sus libros. Me gustaría que fuese a diario, pero muy a mí pesar, no somos una de esas familias perfectas de las revistas que tenemos todo organizado al milímetro. Leemos cuando podemos y Mario está de humor, porque hay días que si me pongo a leerle seguramente me tiraría con el libro a la cabeza :-).9939696_sEstá demostrado que leer a los bebés desde que nacen trae un montón de beneficios. Contribuye a su desarrollo intelectual, sobretodo a la parte que tiene que ver con el desarrollo del lenguaje, incorporan nuevo vocabulario a la vez que aprenden a escuchar y a comunicarse. Se consigue desarrollar la memoria e interiorizar nuevos conceptos como formas, colores y números.

No he podido comprobar aún todos estos beneficios, pero lo que si os diré es que noto que a Mario le llaman mucho la atención los libros. Normalmente usamos libros que tienen muy poquitas palabras y muchas imágenes, y vamos repitiendo el nombre de cada una de ellas (cuando estoy algo más inspirada incluso me invento alguna pequeña historia o intento relacionar esas imágenes con momentos que Mario conoce. Ejemplo: si sale un patito de goma, pues le cuento que eso es lo que usamos cuando él se baña y que tanto le gusta). Con este tipo de libros, Mario interactúa mucho, los toca, los coge, pasa las paginas un millón de veces, vamos, parece que le gustan.

2

Desde no hace mucho, hemos empezado a usar también libros con más historia, empezando por los clásicos de siempre (los tres cerditos para ser exactos). Sinceramente pensaba que mi hijo me iba a mandar bien lejos cuando empezase a leerle, pero para mi sorpresa ha sido todo lo contrario, se queda como hipnotizado mirando al libro y escuchando.

Seguramente, oiréis hablar en más de una ocasión sobre la educación según el modelo Montessori. Se trata de un método educativo que trata de priorizar en todo momento  la actividad dirigida por el niño. Se pretende crear un ambiente en el que el niño sea capaz de desarrollar su propio método de aprendizaje gracias a su innata curiosidad.

Pues bien, resulta que yo he ido a un colegio Montessori, al menos en parte, y me entero ahora que soy mamá.  Siempre supe que mi colegio era diferente, que aplicaba un modelo educativo que solo otro colegio en mi ciudad usaba (porque resulta que habían sido el mismo colegio en sus orígenes). Nunca usamos libros de texto ni tuve deberes, celebrábamos el día de la poesía, de la mujer trabajadora o el día de la paz. Usábamos una imprenta para aprender a leer o escribir, y un montón de ejemplos más que me sacan una sonrisa según los voy recordando. Pero a pesar de haber tenido este tipo de educación, y oye, tan mal no haber salido :-), no me considero seguidora 100% de ningún modelo educativo. Me parece demasiado irreal intentar que todo sea blanco o negro, al menos no va conmigo, así que en cuanto a lectura se refiere, tenemos libros que siguen la vertiente Montessori y libros clásicos de toda la vida, en español y en inglés, unos días usamos unos y otros días usamos otros, y tan contentos.

28912739_s

Una de las principales ideas de la línea Montessori es conocer las actividades y las cosas desde la realidad. Es por ello que los libros, en una primera etapa, se caracterizan por usar imágenes reales, y dejar de lado la fantasía y dibujos ilustrados. Nosotros tenemos estos dos, Animales en familia, que cuenta con una rueda para girar y ver diferentes animales, y páginas desplegables, lo que le hace muy atractivo para un bebé. Son imágenes de diferentes animales, adultos y cachorros y pequeñas historias que podéis ir leyendo a vuestros hijos a la vez que veis las imágenes. También First 100 words, este es un libro en inglés, que, como su propio nombre indicada, tiene 100 objetos diferentes con su nombre en inglés debajo. Es muy recomendable para ir introduciendo al bebé en el aprendizaje de un idioma que no es el materno. Forma parte de una colección, “numbers, colors shapes”, “First 100 animals”, “First 100 trucks”, y seguramente alguno me dejo. Tiene un tamaño muy adecuado para que unas minimanitas puedan manejarlo, y además son muy económicos,  así que 100% recomendable.

1

El resto de libros que tenemos en nuestra pequeña biblioteca, son de dibujos ilustrados. Juega y descubre los animales, que cuenta con un montón de pestañas interactivas lo que le convierte en un libro muy divertido para los peques. También forma parte de una colección, “Juega y descubre los colores”, “Juega y descubre los contrarios”, etc, que poco a poco iremos completando.

Juega y descubre los animales

Sus padrinos le regalaron una colección de libros de Imaginarium, “Mi primera biblioteca”, que nos han encantado. Son cuatro libros de cartón duro y pequeño tamaño, con los que el bebé podrá descubrir las formas, los colores, los números y los contrarios.
Mi primera biblioteca

Dentro de los clásicos, tenemos “Los tres cerditos“,  pero adaptado para bebés. Con esto quiero decir que es la historia de siempre pero muy resumida, resultando ideal para los más pequeños, pero no tanto para los más mayores. Es por eso que os lo recomiendo hasta los dos años, a partir de esta edad yo empezaría con el clásico de siempre sin resumir. Podéis encontrar todos los clásicos adaptados para bebés dentro de esta colección, “Caperucita roja”, “Ricitos de oro”, “El patito feo”, etc.

los tres cerditos

Por último os enseño este libro, que posiblemente no sea el más educativo de todos, pero es tannnnn bonito. Se trata de “Un beso antes de dormir“, es un libro de cartón duro de tamaño mediano en el que, en cada página se puede encontrar a una mamá con sus crías, las cuales siempre la dan un beso antes de dormir. Tiene unas ilustraciones preciosas, 100% ternura.

Un beso antes de dormir

Lo que estoy buscando ahora es un librero o unas baldas para ir colocando todos los libros, y crear un rincón de lectura adaptado al enano, para que cuando sea un poco más mayor, sea él quien decida cuando quiere leer y pueda él solito coger sus libros, en este enlace hay un montón de ideas.

foto-rincon

73

Tengo en camino unos cuantos libros más, que ya os iré enseñando.

Que tengáis un buen comienzo de semana, ¡a empezar con fuerza! Mañana más y mejor.

2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s